Inicio / Pensamientos / HESIQUIA

HESIQUIA

Mi homúnculo siempre me ha agradecido que le dejara de llevar a ver jugaditas de ajedrez. Interpretarlo como queráis pero tiene razón pues la sincrónica necedad a veces humedece los cristales de las gafas mentales que utilizamos para ciertas lecturas y posturas.

Gracias a él y a mi maestra la gata Bruna he podido superar los primeros pasos de la hesiquia que como todo el mundo sabe es el único método en la matrix que permite vivir lo que se conoce como la vida inversa. La mayoría de los mortales no están interesados más que por lo lineal, nacimiento, vida y muerte, pero cuando consigues tener un homúnculo bien adiestrado y has tenido la suerte de que una maestra como Bruna te acompañen por este erial de supinas e inhóspitas reacciones de primarias mentalidades que aun recorren los escarpados caminos de la ignorancia que les lleva como mucho a aspirar a juegos de política doméstica, o a teatralizar de una manera grotesca aspiraciones de llegar a ningún lado, la liberación de las ataduras es la felicidad constante.

Por suerte pude saltar del caballo, y al rozar el suelo me esperaban los que siempre había deseado encontrar, y rápidamente me arrancaron el uniforme de “esto no sirve para nada” y me desnudaron para seguir el camino.

Ahora veo los desfiles de esqueletos, las falsas danzas del buscador de identidades y los filósofos de las posverdades y posmentiras. A quien engañan, le pregunte a mi homúnculo, y tan rápido como siempre me dijo que lo peor es que no engañan, languidecen que es diferente y no saben a donde van.

Que felicidad cuando puedes ver desde muy lejos como los esqueletos se mueven todavía con palabras bonitas para oídos tapados mientras sus hechos escandalizan a cualquiera. La soledad, la meditación, la respiración y la vibración te van poniendo en el sitio que siempre buscas y ahora ves como el teatro de la comedia de “esto no sirve para nada” deja de ser una pesada cruz como otras que has ido dejando en el camino.

Los primeros padres de la Iglesia Católica ya utilizaban el método y hoy en día no ha dejado de ser un método que cualquiera puede utilizar.

Comprobar también

LA VIDA INVERSA

Estaba en mi retiro dorado acompañado tan solo de mi homúnculo que ocioso contemplaba la …