Inicio / Pensamientos / LO ANTRÓPICO DEL OXIMORON DIVINO

LO ANTRÓPICO DEL OXIMORON DIVINO

Qué fácil es la compresión de la vida infinita cuando nuestro alter ego se descompone. Te despides de la materia que formaba parte de ti y seguidamente te diriges al que llaman dios para agradecerle que te haya liberado. En ese momento puedes preguntarle la misión de la formación del conjunto de universos cuya finalidad cuando eras materia no te podías ni imaginar. Ahora que puedes utilizar tus otras facultades para obtener respuestas.

Hay quien basa su discurso en la repetición de citas de grandes pensadores demostrando que no tienen experiencia meditativa que les lleve más allá de lo que su memoria o intelecto finito les pueda proporcionar. De qué sirve escribir un libro recopilando datos de otros. La experiencia propia transmitida a los demás puede servir de camino como le ha servido al propio escritor o pensador, cuando éste decide contar su experiencia.

El látigo de las conciencias es necesario para el que quiere ver mas allá de lo que le parece que está viviendo. El dios que nos libera de la carga de la vida ha puesto como condición necesaria pasar por el trance de la desaparición de nuestra parte material para conseguir nuestra continuidad evolutiva. ¿De qué sirve el trabajo, la carrera universitaria, los títulos rimbombantes, etcétera, si en realidad no son necesarios más que para alimentar los limitados egos materiales?

Al final del camino cualquiera de los dioses inventados nos mata con la pretensión de hacernos pasar un mal rato a nosotros y a nuestros familiares y amigos. Espero que nuestra mente inferior, la que utilizamos para andar por este lugar, no recuerde nada y permita a nuestro Ser seguir volando por los mundos paradisiacos que la mente limitada imagina.

A veces me pregunto de la necesidad de la existencia y en su caso del valor de cada una de las vidas de cada ser. Un árbol, una célula, incluso nuestra querida luna o este Planeta cuando pasas al otro lado dejan de existir y otras estructuras multidimensionales nos acogen.

Podemos contestar con el conocido como principio antropico, “el mundo es necesariamente como es porque hay seres que se preguntan por qué es así”. 

Comprobar también

HESIQUIA

Mi homúnculo siempre me ha agradecido que le dejara de llevar a ver jugaditas de …