METEMPSICOSIS

La metempsicosis es la creencia de que el alma de un ser vivo puede reencarnarse en otro después de la muerte. Algunas religiones y filosofías sostienen que el alma puede evolucionar o involucionar según sus acciones en cada vida. ¿Es posible entonces que un gato pueda estar más desarrollado que un ser humano si ha tenido más vidas o mejores acciones?

Esta pregunta plantea varios problemas éticos, epistemológicos y ontológicos. Por un lado, ¿cómo definimos el desarrollo de un ser vivo? ¿Se trata de su inteligencia, su moralidad, su felicidad, su capacidad de adaptación o algún otro criterio? Por otro lado, ¿cómo podemos saber si un gato o un humano han reencarnado o no? ¿Qué evidencias o argumentos podemos usar para sostener o refutar la metempsicosis? Por último, ¿qué implicaciones tendría para nuestra sociedad y nuestra relación con los animales el hecho de que un gato pueda estar más desarrollado que un humano?

Estas cuestiones no tienen una respuesta fácil ni definitiva, sino que dependen de las creencias, los valores y las perspectivas de cada persona. Sin embargo, podemos intentar analizar algunos puntos de vista y contrastarlos con la evidencia científica y la lógica. A continuación se presentan algunos posibles argumentos a favor y en contra de la idea de que un gato pueda estar más desarrollado que un humano por metempsicosis.

¿Un gato puede por metempsicosis estar más desarrollado que un ser humano? Esta es una pregunta que ha intrigado a filósofos, místicos y amantes de los felinos desde tiempos antiguos. La metempsicosis es la creencia en la transmigración de las almas, es decir, que después de la muerte, el alma de un ser vivo pasa a otro cuerpo, ya sea de la misma especie o de otra diferente. Según esta doctrina, el nivel de desarrollo espiritual de cada alma determina el tipo de cuerpo que le corresponde en su próxima reencarnación.

Algunos defensores de la metempsicosis sostienen que los gatos son seres superiores a los humanos, pues poseen una mayor armonía con la naturaleza, una mayor capacidad de disfrutar el presente y una mayor independencia y libertad. Según esta visión, los gatos serían almas muy evolucionadas que han alcanzado un estado de paz y sabiduría, mientras que los humanos serían almas más atrasadas que aún deben aprender muchas lecciones y superar muchos obstáculos.

Sin embargo, otros críticos de la metempsicosis argumentan que los gatos no son más que animales irracionales que actúan por instinto y no por razón. Según esta perspectiva, los gatos no tienen conciencia de sí mismos ni de su destino, no tienen capacidad de crear ni de transformar el mundo, y no tienen valores morales ni responsabilidades sociales. En cambio, los humanos serían almas únicas y privilegiadas que tienen la posibilidad de elegir su camino, de expresar su creatividad y de colaborar con sus semejantes.

En conclusión, la pregunta sobre si un gato puede por metempsicosis estar más desarrollado que un ser humano no tiene una respuesta definitiva, pues depende del criterio que se utilice para medir el desarrollo. Además, se trata de una cuestión basada en una creencia que no tiene evidencia científica ni lógica. Por lo tanto, quizás lo más sensato sea respetar y apreciar tanto a los gatos como a los humanos por lo que son, sin pretender compararlos ni jerarquizarlos.

Comprobar también

IMPULSO ONTICO

Mi gata Bruna me hizo el otro día una pregunta que no supe contestar. Me …

View my Flipboard Magazine.